Patrimonio Arquitectónico

La sede del Banco Central tiene una rica historia arquitectónica y es uno de los íconos de la ciudad de Buenos Aires, constituido por varios edificios en la manzana delimitada por las calles San Martín, Reconquista, Teniente General Perón y Sarmiento. A este grupo se le suma el inmueble de San Martín 216, ubicado en la manzana contigua.

Distintos edificios se fueron incorporando a lo largo de casi cuatro décadas, todo un recorrido por distintos estilos arquitectónicos y constructivos.

En 1935 al crearse la entidad, se ocupó el edificio de San Martín 275, ex sede del antiguo Banco Hipotecario de la Provincia de Buenos Aires construida en 1872. Dos años después, se reformó una fracción del contrafrente y, en el centro de la manzana, se construyó el anexo al que se denominó Central.

El desarrollo continúa en 1940 con la construcción de Reconquista 266, configurándose así un eje que conecta ambas caras de la manzana. Este último fue conocido, en su momento, como Nuevo Edificio del Banco Central.

Posteriormente se fueron adicionando otros inmuebles. Hacia 1985, el BCRA contaba con 17 edificios que ocupaban una superficie total cubierta de 60.000 metros cuadrados. Si bien hoy varias de estas instalaciones ya no son parte del Banco Central se destaca la inauguración en 2001 del edificio de Reconquista 250 durante presidencia de Roque Maccarone. Allí funciona la Superintendencia de Entidades Financieras y Cambiarias.

Edificio San Martín 216

Fachada del edificio de San Martín 216

Proyectado y construido por los arquitectos Enrique Hunt y Hans Schröeder como sede de la Bolsa de Comercio, el edificio original data de 1862.

Hunt y Schröeder fueron los iniciadores de la arquitectura bancaria argentina, y a ellos se deben obras como el Banco de Londres (1867) y el Banco de la Provincia de Buenos Aires (1874), hoy demolidas, y el Banco Hipotecario de la Provincia de Buenos Aires (1876) que hoy es una de las sedes del Banco Central, ubicado en San Martín 275.

Representante de la corriente italianizante, el edificio de San Martín 216 consta de dos plantas con un gran hall de doble altura, al cual se accedía a través de un vestíbulo flanqueado por puertas con vidrios de colores. En dicho hall central se reunían los compradores y vendedores para realizar transacciones bursátiles.

El aspecto más importante del edificio está hoy en su fachada retirada de la línea municipal, con una imponente rej- que muestra una clara composición simétrica, de líneas sobrias.

A partir de 1935, el inmueble fue utilizado por diversas entidades del sistema bancario oficial hasta que, en 1942, se cedió su uso al BCRA.

Edificio San Martín 275

Fachada del edificio de San Martín 275

Enrique Hunt diseñó este edificio, originariamente, como sede del banco Hipotecario de la Provincia de Buenos Aires. Es la construcción bancaria más antigua de la ciudad de Buenos Aires que aún está en pié.

Su construcción demandó cuatro años y finalizó en 1876. Este edificio es un exponente de la corriente italianizante del segundo período, ya que su ornamentación es mucho más abundante que la que se encuentra en el inmueble de San Martín 216. La fachada es monumental, con columnas y pilastras que abrazan los dos pisos.

Desde el hall central, y a través de la balaustrada del primer piso, puede verse una galería con los retratos de quienes fueron presidentes de la entidad.

A lo largo de su historia, el edificio cobijó a varias instituciones nacionales incluyendo la Corte Suprema de Justicia y la Caja de Conversión.

Edificio San Martín 235

Detalle de una de sus puertas

Gino Aloisi fue el autor del proyecto del edificio de San Martín 235. La construcción data de 1920 y fue concebida, originariamente, para la compañía de seguros "La Inmobiliaria". De carácter monumental y ecléctico responde al estilo renacimiento italiano, sobrio en líneas.

Adquirido por el Central en 1946, el edificio muestra una profusión de cornisas, balaustradas, escudos y frontis. Debido a necesidades operativas, en 1960 se reformó la planta baja. La modificación afectó la fachada y se eliminó el pórtico original.

Edificios Central y Reconquista 266

Fachada de los edificios Central y Reconquista 266

En 1935, a partir de la creación del Banco Central de la República Argentina, se decidió la construcción del llamado edificio Central, con acceso a través del hall de San Martín 275.

Las obras, realizada por los arquitectos Lanús, Woodgate y Lanús es racionalista, con plantas libres y un núcleo compacto de circulación.

Al mismo tiempo, se adquirió el terreno del contra frente. Las obras concluyeron en 1940. Con la inauguración de Edificio Reconquista 266, quedó completado el nuevo edifico del Banco Central, que puede considerarse con una totalidad compuesta por el primitivo inmueble del Banco Hipotecario bonaerense, con la torre central como articulación del conjunto.

Reconquista 250

Fachada del edificio de Reconquista 250

En 1944 el BCRA adquirió este predio a la familia Anchorena y durante muchos años lo ocupó como playa de estacionamiento. Por disposición del Directorio, en 1993 se iniciaron los estudios para construir un nuevo edificio y anexarlo a los existentes. Cinco años más tarde se llevó a cabo un Concurso Nacional de Anteproyectos resultando ganador el Estudio Romero-Di Tata. Durante las tareas de excavación del terreno se descubrió la cisterna original del siglo XIX en excelente estado de conservación. Este valioso hallazgo dio lugar al Proyecto de Arqueología de Rescate de la UBA dirigido por Daniel Schavelzón, que permitió salvaguardar testimonios materiales de la vida cotidiana de uno de los barrios

El edificio se inauguró en septiembre de 2001 durante la presidencia de Roque Maccarone. Entre otras oficinas, funcionan allí la Biblioteca “Dr. Raúl Prebisch”, el stand de Emisiones Numismáticas, y la Superintendencia de Entidades Financieras y Cambiarias.