Foreign Direct Investment and Industrialization

Yilmaz Akyüz

2013 - Tenemos que examinar el papel de la inversión extranjera directa (IED) en la industrialización y el desarrollo y mirar la evidencia incluso de aquellos países en desarrollo que han tenido éxito en la atracción y el uso de la inversión extranjera directa. Para el mainstream, la IED es un motor para el crecimiento, suplementa los recursos nacionales, permite financiar la balanza de pagos, suma a la capacidad productiva, trae la tecnología y aumenta la productividad. Es una fuente estable de financiación. Estas proposiciones son muy controvertidas. La contribución de la IED a la estabilidad, el crecimiento y el desarrollo es muy exagerada. En realidad, casi ningún país se ha industrializado basado en la inversión extranjera directa. Sin embargo, la IED puede ser utilizado para compensar ciertas deficiencias en las habilidades y capacidades nacionales y para el acceso a mercados y tecnologías extranjeras. Hay que prestar atención al impacto de balanza de pagos a largo plazo, por lo que es necesario un balance de divisas para la inversión extranjera directa. El rápido crecimiento es esencial para la atracción de tipo de inversión extranjera directa y la mejora de la capacidad de negociación del país de acogida. El país anfitrión tiene que imponer condiciones para asegurar los efectos secundarios, el empleo de la población local, formación, compras locales, el contenido nacional y los vínculos con las empresas locales. Presentado el 16 de agosto de 2013 en el ciclo de Seminarios de Economía 2013.