Wealth Inequality and the Losses from Financial Frictions

Joaquín Blaum

2013 - Este trabajo analiza los efectos de la desigualdad de la riqueza sobre los agregados macroeconómicos, en un entorno donde los mercados financieros son imperfectos. Más específicamente, nos preguntamos si la desigualdad de la riqueza tiende a exacerbar o ayuda a aliviar el grado de mala asignación de los recursos productivos. Para responder a esta pregunta, construimos una serie de nuevos datos sobre los efectos intersectoriales de la desigualdad de ingresos. Aprovechamos la idea que la desigualdad debe tener un efecto diferencial en los sectores que son más intensivos en las finanzas. Nos centrarnos en los resultados intersectoriales lo que nos permite incluir efectos fijos específicos de cada país y alcanzar un mayor nivel de identificación. Se demuestra que los sectores que dependen en mayor medida de la financiación externa tienden a ser relativamente menor en los países con alta desigualdad de ingresos. Para analizar este hecho, construimos un modelo de dos sectores en los que los sectores difieren en sus requerimientos de costos fijos, los agentes se enfrentan a limitaciones de garantía, y la producción está sujeta a rendimientos decrecientes. Sin restringir el espacio de los parámetros, el efecto de la desigualdad de la riqueza en la eficiencia de la producción puede ir en cualquier dirección. Para ordenar el análisis, calibramos los parámetros para que el modelo se adapte a varios momentos de la economía de EE.UU. Para evaluar el desempeño del modelo, mostramos que el modelo calibrado es capaz de replicar los datos intersectoriales documentados en la sección empírica. El principal resultado de este trabajo es que, con los parámetros calibrados, la desigualdad de la riqueza exacerba los efectos de las fricciones financieras, poniendo la economía más lejos de su primer mejor. Esto sucede debido a que la desigualdad de riqueza deriva recursos hacia los agentes con el producto marginal del capital más bajo, reduce la demanda de capital y reduce el número de agentes que pueden entrar en el sector capital intensivo. Cuantitativamente, la variación en la desigualdad de la riqueza puede reducir el ingreso per cápita hasta un 46%. Presentado el 22 de agosto de 2013 en el ciclo de Seminarios de Economía 2013.