Exposiciones Permanentes

Banco Central de la República Argentina | Sala 6


Con el estallido de la Primera Guerra Mundial (1914-1918) hubo grandes cambios políticos, económicos y sociales a nivel global. La gran crisis que se produjo en el comercio intercontinental trajo aparejadas políticas para proteger las economías nacionales. En 1917, el presidente Hipólito Yrigoyen presentó un proyecto de creación de un Banco Central para preservar las reservas argentinas, que no prosperó en el Congreso Nacional.

foto peso moneda nacional con la imagen del BCRA

Con el estallido de la Primera Guerra Mundial (1914-1918) hubo grandes cambios políticos, económicos y sociales a nivel global. La gran crisis que se produjo en el comercio intercontinental trajo aparejadas políticas para proteger las economías nacionales. En 1917, el presidente Hipólito Yrigoyen presentó un proyecto de creación de un Banco Central para preservar las reservas argentinas, que no prosperó en el Congreso Nacional.

La crisis financiera internacional de 1929 obligó a adoptar medidas que, a través de un tipo de cambio fijo de las divisas internacionales, permitieran continuar con el comercio intercontinental y mantener el servicio de la deuda externa pública inflexiblemente. La caída del “patrón oro” provocó la creación de organismos que fijaban políticas monetarias para preservar las economías nacionales en el contexto internacional. En 1935 se creó el Banco Central de la República Argentina para reemplazar la Caja de Conversión y otras entidades financieras.

Al término de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), se necesitó hacer ajustes para enfrentar los cambios políticos, económicos y sociales a nivel mundial. Si bien nuestro Banco Central se fundó como una institución mixta con participación estatal y privada, en 1946, el presidente Juan D. Perón nacionalizó el Ente Rector Bancario para que estuviera acorde con el programa económico argentino.

En 1948, la Confederación Internacional de Bretton Woods reunida en los Estados Unidos de Norteamérica acordó la creación del Fondo Monetario Internacional que impulsó el predominio del dólar estadounidense como divisa de comercio internacional y conservó la convertibilidad en oro. Los bancos centrales regulaban sus reservas en oro y divisas internacionales convertibles para asegurar el valor del dinero con un tipo de cambio fijo.

En las últimas décadas del siglo XX, nuestro país y gran parte de Latinoamérica sufrieron dictaduras militares que diezmaron las economías de la región y que llevaron a padecer irregulares endeudamientos con el exterior, devaluación de la moneda, una gran desocupación laboral que afectó la calidad de vida de la sociedad, junto con un grave aumento de la pobreza. Con el restablecimiento de los gobiernos democráticos, la misión del Banco Central de la República Argentina, en 1992, fijó como objetivo “preservar el valor de la moneda”.

El 6 de abril de 2012 entró en vigencia una modificación en la Carta Orgánica donde se le asigna un mandato múltiple: perseguir la estabilidad monetaria, financiera, el pleno empleo de los recursos y el desarrollo de la economía con equidad social.

Ver primeras autoridades

Ver patrimonio arquitectónico BCRA